Seleccionar página

¿Se acerca el día de la madre y no sabes todavía que regalarle? No eres al primer hijo o hija que le ocurre esto. A veces queremos ser originales y tener un detalle especial con nuestras madres pero, por A o por B, acabamos regalando siempre rosas, o llevándolas a comer a su restaurante favorito. Pero no, este año queremos hacer algo más que llevarla a comer sus manjares preferidos. Queremos sorprenderlas.

Se está acabando el tiempo. Así que, ¡no hay tiempo que perder! Tenemos que empezar a pensar en el regalo para un gran día para las más grandes y, por qué no, organizar algo especial, una jornada muy original para celebrar junto a la familia este bonito día en el que nuestra madre es la protagonista.

Es muy importante regalarle algo a mamá, como una bonita joya (pulseras, pendientes, collares, anillos), unos zapatos  bonitos, un bolso a su medida, un buen libro… tú eres quien elige lo que más le puede gustar a ella según sus gustos y su personalidad. Sin embargo, también sería genial organizarle el día para que lo recuerde toda  su vida. Por ejemplo:

Este gran día es para tratadla como una verdadera reina y no dejarla que haga nada. Ni el desayuno, ni la comida, ni nada. Hoy ella viene a mesa puesta y nosotros somos sus mayordomos, sus chefs y sus choferes. Decidle “mamá, hoy haremos todo lo que tú siempre haces por nosotros todos los días. Te queremos.”

Preparad una ruta por los lugares que más le gusten. Llevadla de excursión, a su rincón favorito del pueblo o ciudad, a pasear, a tomar un café (o unas cervezas).

Disfrutad de una tarde de juegos o llama a sus amigas y estar todos juntos tomando un buen cóctel en una terraza.

Escríbele un poema, cántale una canción, interpreta una escena de una película graciosa para que ría a carcajadas, podéis hacer mil cosas.

Nosotros os dejamos un poema

“Hay un ser que lo da todo sin esperar nada,

Que aún fatigada se desvela por cuidarte,

Que atesora cada minuto de tu existencia,

Que comparte tus sueños y ríe con tu risa.

 

Un ser que, sin dudar, te extiende sus manos

Para ayudarte en cualquier momento;

Que aunque no siempre esté contigo de acuerdo

Te da su apoyo incondicional y  te comprende.

 

Una mujer que consagra sus días para guiarte

Que es capaz de entregar su vida por  ti,

Un ángel divino que nos cubre con su amor

Cuando la tristeza nos embarga por alguna razón.

 

Una mujer valiente, una mujer luchadora

De corazón claro como agua de fuente,

Alguien que con solo un beso en la frente

Perdona nuestras ofensas y errores.

 

Un ser que siendo joven tiene enorme sabiduría

Y siendo anciana cuenta con la fortaleza de su alma;

Una mujer sensible, una mujer admirable.

Mamá, cuánto te quiero.”