Seleccionar página

Renovarse o morir

Se conocen como métodos de enseñanza alternativa aquellas que difieren del sistema educativo convencional, aunque estas no son una novedad. Ya llevan años dedicándose a este tipo de enseñanzas, ya sea dentro o fuera de España. Hay colegios que prefieren basar su sistema en algunos de los métodos alternativos que también pueden emplearse como actividades extraescolares.

Hoy en día fracaso escolar alcanza casi el 30%. Incluso existen comunidades en las que el porcentaje es mucho más alto, algo muy preocupante. Los expertos avisan de la prevención del tiempo. Es decir, primaria es la mejor época para evitar que los alumnos se tropiecen antes de llegar al instituto (donde se produce la mayoría del fracaso escolar o incluso abandono).

Unos de los problemas está en la comprensión lectora y la falta de habilidad en cálculos matemáticos, motivos por los que a muchos les cuesta avanzar. Pero estas dificultades deberían forjarse ya en sus primeros años de educación, desde los 3 hasta los 12 años.

Estos métodos tratan de ofrecer al alumno herramientas que le faciliten convertirse en autodidacta, siempre bajo la dirección de maestros especializados.

MÉTODO KUMON

Idealizado por Toru Kumon, un profesor de matemáticas japonés que tenía el objetivo de ayudar a su hijo con problemas para conciliar con dicha asignatura. Poco después, Kumon comprendió que una buena formación viene de la mano de una buena comprensión lectora. Por eso se hace imprescindible desarrollar la capacidad de estudio.

Este método incide en estos dos aspectos del aprendizaje, que son claves. Su finalidad es que el alumno consiga el mayor rendimiento en sus estudios. Solo tienes que proporcionarle los medios que necesita para trabajar de forma independiente sin la supervisión constante de los padres o los maestros, para que pueda concentrarse en sus tareas él mismo.

MÉTODO MONTESSORI

Para María Montessori, el fin de la educación es que los niños aprendan con la máxima independencia física y psíquica. Que aprendan a pensar por sí mismos. Observado a los más pequeños, llegó a la conclusión de que los adultos estaban muy equivocados juzgándolos desde su propia experiencia, llena de prejuicios que impedían aumentarla curiosidad inmensa de los niños. Por eso, creó un método que ayudaría a los niños a avanzar en conocimientos por sí mismos, a través de un entorno y  materiales concretos. El profesor pasa de ser un profesor a ser un orientador.

Creía que las primeras épocas en el desarrollo de un niño son fundamentales. Esto significa que hay que darles libertad de elección. Permitirles que se satisfagan de forma natural y  descubran el mundo a través de sus experiencias.

MÉTODO WALDFORF

Ideado por Rudolf Steiner a primeros del siglo XX,  este huye de la enseñanza que se dirige, una enseñanza jerárquica y competitiva. Se basa en la capacidad de los niños para imitar, imaginar y experimentar, adaptándose y despertando interés por conocer el mundo.

Aunque se estudien los contenidos exigidos por el Ministerio de Educación, los alumnos sometidos a este método usan los libros como consulta. Se les prepara para que sean capaces de buscar información que necesitan para sus trabajos. Combinar actividades intelectuales, artísticas y prácticas para que logren una formación integral, formación que se evaluará diariamente.

El método divide su estrategia en tres etapas: infancia, infancia media y adolescencia.

  • El niño imita lo que le rodea, por lo que sus padres y educadores tiene la responsabilidad de crearles un entorno en el que el niño pueda tener opciones para la imitación. Así jugarán de forma creativa, ya que el método entiende que las actividades lúdicas constituyen una herramienta necesaria para aprender a dominar el movimiento corporal.
  • El niño aprende a través de la imaginación, lo que se llamaría “inteligencia sensible” del niño.
  • El alumno estudia las materias básicas, lo que le permite descubrir aquellas para las que está más o menos dotado. Aprende cuál le resulta más difícil y las que les gusta más para las que estará listo posteriormente para elegir su vocación.

MÉTODO DOMAN

Glenn J. Doman, un médico del norte de América, trabajó con niños pequeños que tenían lesiones cerebrales. Logró que estos desarrollasen unas habilidades cognitivas e incluso superiores a las de un niño sano. Esto le hizo pensar en que con una buena estimulación se podían lograr magníficos resultados. Que el sistema abocado en la época lo que hacía era desaprovechar sus capacidades de aprendizaje.

Investigó a niños de todo el mundo y se dio cuenta de que existen muchas alternativas a la hora de enseñar a leer a los pequeños. El método silábico no es el más apropiado, los bebés reconocen letras y palabras si estas son muy grandes, y pueden aprender a leer antes de los tres años.

Doman cree que cuanto más pequeño sea el niño, más fácil lo tiene para aprender. Si este método trascurre durante sus primeros 6 años de vida, esa capacidad de aprendizaje será superior  al que tendrá el resto de su vida. Los niños son capaces de leer con solo 1 año de edad. Además, aprender a leer precozmente fomenta el gusto por la lectura, favoreciendo el desarrollo de la inteligencia del niño y abrirle un mundo lleno de posibilidades.

Este método consiste en lo siguiente:

Los padres han de practicar con su bebé, condicionándolo a las características y necesidades del niño, de manera que les resulte fácil y divertido. No es algo rígido sino flexible, que admite modificaciones. Hay que mostrarle al niño series de cinco tarjetas con palabras, escritas en letra grande y que correspondan a una misma categoría. Por ejemplo: Cocina: silla, nevera, microondas, horno…

Todo esto tiene que ser un juego, recitarle las palabras al niño con alegría, alto y claro. Poco a poco irás añadiendo palabras de nuevas categorías.

Otras fases es enseñarles tarjetas con dos palabras, frases cortas y sencillas. Luego otras más largas, así el niño aprenderá a asumir pequeñas dificultades.

 

Papel Regalos Personalizados, fábrica de mochilas, de tazas, de libretas, de ilusiones, de felicidad.