Seleccionar página

¿POR QUÉ GUSTA TANTO?

Sabemos que la educación actual nos tiene muy enfadados a todos. Estamos ante un sistema que en vez de promover las ganas de aprender, promueven las ganas de llorar de muchos alumnos. Algunos siguen adelante pero un gran porcentaje dejan la escuela. Esto es el fracaso escolar que cada año crece, y no se ponen las medidas adecuadas para evitarla. Se quitan asignaturas que son imprescindibles, como la filosofía o la música. ¿Qué tenemos que hacer? Movernos por nosotros mismos, encontrar nuevos métodos para preparar a nuestros hijos al mundo de la escolarización, los estudios… pero tenemos que enseñarles a que tengan interés por estudiar, por aprender, pero con métodos distintos. La pedagogía Walford es una de esas opciones que vamos a explicar detalladamente a continuación.

Tenemos que cambiar la educación pública, esforzarnos por aumentar el ritmo de nuestros hijos.  Triste pero real. La educación pública, intentando buscar una solución basada en la excelencia y la calidad, exige ahora habilidades cognitivas y conocimientos cada vez más pronto. Sin respetar su ritmo de desarrollo. Y esto no es un avance para ellos.

 

¿QUÉ ES EL MÉTODO WALFORD?

El método walford llega del cerebro de Rudolf Steiner, que en siglo XX crea una pedagogía pionera basada en el desarrollo propio  de la edad.

Se trata de una educación equilibrada para todo el niño, que parte de la comprensión de su desarrollo educativo.  Lo que queremos decir es que se busca educar la globalidad del pequeño equilibrando sus capacidades, potencialidades y voluntades, respetando sus etapas evolutivas.

Actualmente se ha convertido en el movimiento escolar privado más grande del mundo. Existes escuelas Walford por todas partes, sobre todo en zonas como Sudáfrica, Palestina, Europa del Este o Rusia.

¿CÓMO ENSEÑAN?

Empezando por los primeros años de vida (de 0 a 7), los niños son unos grandes exploradores y experimentan con todo lo que les rodea. Tienen una gran capacidad para la imitación. Una vez desarrollan la voluntad, tienen que ser libres para moverse, jugar e imitar.

Esta estrategia incide en el movimiento, el ritmo, los cuentos de hadas y el lenguaje oral. Por lo que incluye actividades como correr, jugar al pilla-pilla, leer cuentos, actividades artísticas o excursiones por la naturaleza.

Una vez cumplen los siete años, el niño empieza a aprender cómo funciona el mundo, y lo aprenderá mejor cuando la información se presenta de forma artística e imaginativa.

Queremos daros 6 pequeños detalles que nos encantan sobre la pedagogía Walford.

  • Que los niños no tengan ninguna prisa.

Las escuelas Walford dejan que los niños sean niños. Respeta sur ritmo, sin agotarlos con conocimientos o exigiéndoles actividades cognitivas (como la letro-escritura o las matemáticas) antes de tiempo. Hay que dejarles que sean niños.

En Finlandia esto lo tienen más que aprendido. Es uno de los países que pueden presumir de tener el mejor sistema educativo del mundo. Allí, se comienza con la letro-escritura a los 7 años.

Si esto fuese así en todas las escuelas, muchos problemas se solucionarían, sobre todo en niños con discapacidades como la dislexia o la discalculia…)

  • JUGUETES NATURALES.

En estas escuelas, los juguetes son naturales y simples.  No son tóxicos ni pueden provocar alguna lesión. Además, promueven y estimula mucho el trabajo imaginativo de los niños.

  • QUÉ PROMUEVE EL APRENDIZAJE POR IMITACIÓN EN LOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA.

Desde juguetes hasta la labor que realizan las maestras en un jardín de Infancia Walford, permiten que los niños imiten, aprendan y aprecien las habilidades de la vida real. Jugar con una tablet no ayuda a que los niños aprendan a imitar, te lo aseguro.

  • BELLEZA, SENCILLEZ, ORDEN, ARMONÍA, PAZ, RITMO, ALEGRÍA…

Si tienes la oportunidad de visitar algún día una escuela Walford, aunque sea una jornada de puertas abiertas, hazlo. No sabes lo que te perderías si no fueses. Entenderás todo lo que te estamos contando.

  • DARLE VALOR AL ARTE, LA MÚSICA, EL TEATRO, LOS TRABAJOS MANUALES…

Es estas escuelas se aprende a tocar varios instrumentos, a tejer o hacer punto. Técnicas artísticas e incluso aprender dos idiomas extranjeros, siendo los primeros años con una metodología únicamente oral, para que se acostumbren a hablarlo y no tengan vergüenza en hacerlo, como tenemos muchos adultos hoy en día…

  • ADIOS A LOS EXÁMENES Y A LOS LIBROS DE TEXTO.

Esto es, sin duda, uno de los mejores regalos que puedes hacerle a un niño o niña (y ojalá me lo hubieran hecho a mi). Quizá parezca un poco extraño. Pero los exámenes no determinan la inteligencia de una persona, sino sus actos, su trabajo diario. Por eso, los exámenes que nos quitan las ganas de vivir no nos ayudan a aprender, sino a memorizar y vomitarlo todo de golpe, y a los pocos días olvidarnos de ello. El método Walford no quiere que vayas a la escuela a aprender cosas que al día siguiente se te olvidarán.

Echa un vistazo a nuestros productos para la vuelta al cole (mochilas, estuches, artículos de merienda, bolsitas, etc) Los niños vuelven al colegio en menos que canta un gallo!