Seleccionar página

Se acerca el primer día de clase.

Se acaban las vacaciones. Los largos días chapoteando en el mar, los castillos de arena, las palas, las colchonetas, las piscinas, los amigos, la familia. El verano se está terminando y hay que empezar a preparar la vuelta al cole de los niños. Algo que hay que empezar a hacer con un poco de antelación para que no nos pille el toro días antes del primer día de colegio. Tras tres meses de “juerga”, volver a la rutina puede resultarles difícil y costoso, por eso queremos darte unos cuantos consejos para ayudarle a hacer más fácil este regreso.

A continuación:

  1. Cambia poco a poco su horario.  Es bueno empezar a hacer el horario de los críos más propio de su rutina escolar que de sus vacaciones. No hace falta que sea instantáneo, puedes hacerlo poco a poco. Cosas como cenar pronto y acostarse temprano; levantarse antes que otros días, desayunar y darle un paseo.
  2. Uniformes, uniformes por todas partes. La noche anterior al primer día de colegio, prepárale las cosas en una silla o en un lado de su cama: la ropa, sus zapatos, su mochila, etc. Esto ayudará a que tu hijo no vaya estresado el primer día, ni tampoco los padres.
  3. El calzado escolar adecuado. Los zapatos de un niño que no solo  va a estar sentado en clase aprendiendo, sino que también va a correr, va a saltar, y va a jugar, necesita unos zapatos que se adapten a su ritmo, que no se rompan, que sean resistentes y cómodos.  Ni se te ocurra ponerle sandalias o zapatos cerrados. No a las sandalias porque podría hacerse daño mientras juegan con cualquier cosa: si le pisa, o se choca con algo que pueda herirle. Tampoco zapatos muy cerrados porque el pie se les puede cocer y a la larga no les resultará cómodo. Haz que usen sus zapatos un poco por casa para que se acostumbren a ellos.
  4. No tengas prisa alguna. Siempre se ha dicho que el corre nunca llega antes, y es verdad. Levanta a tus hijos temprano, hazles un buen desayuno y que coman tranquilos, sin el remordimiento de que tienen que correr para no llegar tarde a la escuela. Al niño no le va a gustar que su madre o padre vaya detrás de él gritándole “Venga, date prisa que llegamos tarde”. La maternidad nos hace mucho más protectoras y, en ocasiones, puede ser demasiado.
  5. El tiempo dedicado al estudio es fundamental, pero no su único deber. Una vez empiecen la escuela empezarán a tener deberes. Entiendes que no pueden estar todo el día estudiando pero tampoco todo el día jugando. Organiza la tarde para que puedan rendir con sus actividades escolares y para que puedan tener tiempo libre para jugar con sus cosas. Ayúdales, si necesitan ayuda.  Empieza por mandarles 15 minutos de trabajo, luego 20, luego 30… hasta lo que creas óptimo, dependiendo de la necesidad.
  6. Refuerzos. Para evitar tener que estar arreglando uniformes, ya sea porque les quedan muy largos de pata o muy largos de la camisa o la chaqueta, se pueden pasar los dobladillos con la máquina de coser para reforzar estos.  También los bolsillos, que pueden romperse o descoserse en el primer mes de colegio.
  7. Ay, las mochilas. Hay que elegir una mochila que sea perfecta para tu hijo. No solo tiene que gustarle, también tiene que sentirse cómodo con ella. Asegúrate de que tiene las mangas acolchadas y la parte de la espalda sea resistente para que el peso de la mochila no perjudique a la espalda de tu pequeño. Puedes echar un vistazo a nuestras mochilas en la web, seguro que no te decepcionan 🙂

¿Cómo preparamos esta vuelta al cole?

Organiza una ruta con los vecinos para no tener que hacer dos viajes. Que unos los lleven a la ida y otros a la  vuelta, o una semana uno y una semana otros. De esa manera podrás organizarte y tener tiempo para otras cosas. No te tendrás que sentir atado de tener que llevarlos y recogerlos todos los días. Aunque esto es una opción simplemente. Pero esto también puede generarnos tensión a nosotros en el trabajo, por si por lo que fuera no podemos ir a tiempo y tenemos que llamar corriendo a un familiar o amigo para que recoja a nuestro hijo.

El primer día de clase de nuestros niños es un momento muy importante para ellos, sobre todo si, por algún motivo, se trasladan a un nuevo colegio. Es una nueva etapa en la que tienen que hacer nuevos amigos, aprender nuevas cosas, reencontrarse con sus compañeros del curso anterior, de conocer nuevos profesores o seguir con los mismos. De excursiones, de jugar, reír y ser felices. Para  el primer día no es necesario llevar apenas nada, con que lleven una libreta y su estuche, junto a su almuerzo, irá bien. Los primeros días no suelen hacer gran cosa. Los profesores aprovechan para abrirles un ambiente agradable, para que se conozcan todos juntos.