Seleccionar página

¡El pequeño/a empieza el colegio!

Llega la vuelta al cole.  Se acabaron las vacaciones. El primer día sigue siendo un gran reto para todos los niños tras pasar unos meses de relax  y diversión.

El primer día de colegio representa la primera separación entre la mama y el niño. No obstante, algunos ya están acostumbrados con la guardería o ya han entrado a infantil o primaria. No obstante, sigue siendo un cambio duro, por lo que tenemos que ayudarles a adaptarse al cambio.

Los niños a partir de 3 años ya conocen las reglas, aunque ante nuestros ojos pueda parecer algo falso. Parece que no, pero son capaces de desenvolverse en estas situaciones. Para quienes no hayan llevado a sus hijos a la guardería, el cambio les será más complejo.

¿Les gustará la comida del comedor? ¿Serán  buenos sus compañeros con él/ella? ¿Llorará todo el rato? Tenemos que evitar caer en la sobreprotección para evitar casos así, entender que en niño está bien en la escuela.

Preparativos:

  • 3 años: el niño aun no tiene definido el sentido del tiempo, por lo que no va a entender frases como “dentro de una semana, irás al colegio”. Solo entienden indicaciones temporales como “después de comer” o “antes de irte a dormir”.

 

  • Adelantarles la hora para irse a dormir será un buen método para enseñarles que tienen que madrugar para ir a la escuela. Empezar a introducirle horarios de comidas definidos. De esta forma, el niño estará listo para aceptar, sin mucha protesta, el momento de despertarse para ir al colegio. Para ello, conviene que duerma entre 8 y 10 horas.

 

  • Hay que acostumbrarlos a estar con otros niños, evitar frases como “ya eres mayor”, y a perder la protección de la familia.

 

Hay algo que tenemos que hacer, como recomendación, con las pertenencias de nuestros hijos: que lleven su nombre.

Recuerda que cuando éramos pequeños, muchas de nuestras cosas llevaban nuestro nombre para, en caso de perder algo, si alguien lo encontraba en tu lugar sabía a quién pertenecía. Comprábamos etiquetas adhesivas o se lo escribíamos directamente. Nosotros tenemos la opción de grabaros el nombre del pequeño en muchos de nuestros productos. En estuches, mochilas, libretas, etc. Es un alivio que evitará luego problemas en la escuela y será una mayor tranquilidad para vosotros.

Podéis echar un vistazo a nuestros productos aquí:  http://papelregalospersonalizados.com/

A los niños les gusta que las cosas lleven su nombre, se sienten protagonistas y dueños de sus cosas. Por ejemplo, tenemos mochilas con distintos personajes a los que se les puede cambiar el color del pelo y de los ojos para que se parezca lo más posible al niño. Debajo, poner el nombre del mismo o lo que él quiera.

Os mostramos algunos ejemplos de nuestros productos 🙂

Regalo Personalizado Saco Profesora Fondo Fucsia

¿Cómo ayudar a los niños en su primer día?

Cuando llegan a clase, lo normal es que el resto de niños y niñas que hay en clase le atraigan, pero la colectividad también puede asustarle. En medio de ese gran y desconocido lugar, el patio del recreo, el comedor, tantas caras que nunca antes habían visto, el miedo a diluirse…

Por estas cosas, en Educación Infantil se le da mucha importancia a los signos de identificación de los niños: cada uno tiene en su percha una foto, un dibujo o un símbolo. Cada uno tiene su sitio en el comedor, su cama para dormir la siesta o un peluche único. Ç

Si eres profesor y te apetece darles una identidad, un obsequio que sea para ellos, puedes ver nuestras chapas imperdible personalizadas, en las que puedes poner el nombre del niño o niña de tus alumnos.

Echa un vistazo a nuestros modelos pinchando aquí.

Algunas guarderías acostumbrar a llevar a los niños al colegio más cercano para que los futuros escolares se familiaricen con el entorno que van a vivir en unos meses. También hay colegios que organizan un principio de curso escalonado. A lo largo del mes de septiembre y con la entrada a diferentes horas, para que los más pequeños pueda adaptarse con más facilidad.

A pesar de todo esto, no podemos evitar que el niño llore en su primer día de colegio o tenga miedo de ir a la escuela. Para estos casos, lleva a mano algún peluche u objeto en el bolso que le recuerde a su casa. Así, el niño se lo llevará y se sentirá más seguro.

También puedes tranquilizarlo ayudándolo a tener una visión del futuro. Por ejemplo, puedes decirle que después del colegio os iréis al parque o al centro comercial.  O contarle que tú también fuiste al colegio de pequeña como él.