Seleccionar página

El paseo más emotivo.

La famosa romería de la Virgen de La Fuensanta es una fiesta con un fundamento religioso, con orígenes históricos y con mucha popularidad en la región. En ella se reza y se pide al Santo o Virgen, pero también hay tiempo para el foklore y el disfrute del día. El final de su trayecto se enclava en un lugar campestre y rústico, de ahí el nombre genérico de las romerías, de la planta del romero, que crece salvaje en ambientes de monte.

Un día cualquiera, 17 de enero de 1694, tras una larguísima sequía que amenazó la cosecha de la huerta, se baja la imagen de la Virgen de la Fuensanta por primera vez hasta la ciudad de Murcia.

Se construyó una ermita, poco antes de ser nombrada en 1731 como nueva patrona de la Ciudad y su Huertaal atribuirle distintos milagros con respecto a las lluvias. Así, ella sustituiría a la Virgen de la Arrixaca.

Desde Entonces, La Fuensanta ha conquistado el corazón del pueblo Murciano. El 24 de abril de 1077, tuvo lugar su Coronación Cacónica en un hermoso acto. Desde aquel entonces, el Calbido Catedralicio acordó que la Patrona de Murcia celebraría cada Aniversario de dicho acontecimiento en la ciudad. Todos los años se la traslada desde su santuario el Segundo Jueves de Cuaresma, para presidir desde su camarín del Altar Mayor de la S.I Catedral las celebraciones de la Cuaresma, la Semana Sana y el principio de la Pascua.

Sin embargo, actualmente la estancia de la Patrona en Murcia más antigua es la del mes de Septiembre. La Fiesta de Ntra. Sra. De La Fuensanta se celebra el siguiente domingo al 8 de septiembre y esto pasó en 1780, cuando el Cabildo Catredralicio y el Concejo acordaron que en adelante la Fiesta de la Patrona no se celebrara más en su Santuario, sino en la S.I Catedrall. Cada primeros quince días de septiembre, la Virgen de la Fuensanta retorna a la Catedral para presidir las Fiestas y Ferias en su honor.  Cada jueves, 10 días antes de su festividad, se la traslada en Romería.

El domingo siguiente al 8 de septiembre, se celebra el solemne procesión Claustral por las naves de la S.I Catedral. Luego, el martes siguiente es la Romería de retorno de la Virgen de la Fuensanta a su santuario. Es una fiesta local en Murcia y cada año cuenta con miles y miles de fieles que la acompañan a la “Morenica”, vista como una de las procesiones más multidinarias de España, junto a la Virgen del Rocío, Virgen de la Cabeza o las celebraciones de la Virgen de los Desamparados.

Sin embargo, este honor no sería el mismo sin la presencia del canto de su “Himno”, que el pueblo acogió desde su creación y que se canta con mucha alegría, motivación y veneración.  En este himno se cantan versos como “Yo no sé qué tiene tu cara morena/que lloran los ojos a su claridad. / Divina magnolia, fragante azucena/ que llena de aromas toda la Ciudad..”

 

La subida al monte.

Comienza a las 7:00 am, tras una rezada misa, se la lleva desde la Catedral de Murcia hasta su Santuario en el Monte. A su paso, las calles se ven abarrotadas de personas fieles, la romería adopta la forma de procesión, con devotos en largas filas, autoridades y el clero.

En la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen finaliza el cortejo procesional y se organiza la romería. Sigue su camino por la carretera de Algezares, ascendiendo una fervorosa muchedumbre que la acompaña portando, muchos de sus integrantes, velones encendidos.

Una vez es escuchada la misa que se celebra en la explanada y se presencia la entrada de la Virgen de la Fuensanta al santuario, los romeros realizan una comida popular bajo la sombra de los pinos. Los mejores lugares para comer y refugiarse del calor son el cenobio de la luz, los sombreados parajes del Valle, la Cerilla o la Cresta del Gallo, con sus hermosas vistas.