Seleccionar página

Solo 4 regalos de Navidad

regalos de navidad

No valen las excusas como “Es que le quiero mucho” “Es que se ha portado muy bien este año”. Ni 5, ni 8, ni 10, 4 regalos. Esta es la cantidad que los expertos nos recomiendan para los niños en las fiestas de Navidad. Imagino que es un objetivo casi imposible, pues toda la familia está compitiendo por ver quién le hace el mejor regalo al niño de la casa. A esto se le suma, además, la carta de los Reyes Magos. Al final, los niños terminan con los regalos que le mencionaron a sus abuelos, a los tíos, a los padrinos y. por supuesto, a sus padres… más los que enviaron a los Reyes Magos… Resulta que han recibido tantos juguetes que no saben pasar más de un día seguido con uno de estos. Si quieres que esto no ocurra y evitar este empacho, emplea la regla de los cuatro regalos de navidad. (Repito, esto también es aplicable con los Reyes Magos)

¿Por qué? ¿Qué es esto?

Las reglas de esta norma son bastante simples. Su propio nombre lo indica. Se trata de seleccionar únicamente cuatro cosas, siempre basadas en cuatro principios:

  • Algo que sirva para llevar puesto (como unas zapatillas, ropa, complementos como bolsos y carteras…)
  • Algo que puedan leer (un libro, un cuento…)
  • El regalo que tanto desean tener
  • Que necesiten de verdad.

Desde luego, se trata de apostar por calidad frente a cantidad. Un gran desafío cuando se trata de los niños, pues sienten un gran afán por tenerlo todo y, si es posible, que se lo traigan todo los reyes magos o Papá Noel.

¿Realmente disfrutan de recibir una gran cantidad de juguetes incontable? ¿Valoran cada uno de los regalos? No. Y todos los sabemos porque todos hemos pasado pro ello. Cuantos más recibimos, más vacíos nos sentimos al no poder “digerirlos” todos.

Síndrome del niño Hiperregalado

En los últimos años, el tiempo ha apreciado una peligrosa tendencia para el desarrollo emocional de los niños. Esto se conoce actualmente como “Síndrome del Niño Hiperregalado”. Es una alusión al intento de los padres de compensar a través de los regalos el poco tiempo que pasan con sus hijos. El resultado es una “anestesia emocional”. ¿Qué quiere decir esto? El niño se vuelve caprichoso, egoísta y consumista. Está más preocupado de “fardar” delante de sus amigos y alardear sobre los regalos que le han llegado por Navidad que por valorar el esfuerzo que supone que él reciba regalos.

 
Esto suele enfocarse a los más pequeños, a los juguetes. Algo que también desvela un desconocimiento de los padres por las necesidades de sus hijos. Los regalos son importantes en la vida del niño, pero no pueden ser algo excesivo.

Los niños reciben más regalos de Navidad de los que necesitan

¿Te das cuenta de que, a pesar de que les regalen tantos juguetes, al final se quedan siempre con los mismos? Quizás tengas aun juguetes sin abrir por casa porque no quieren jugar con ellos.

La razón es que poco a poco, ante tanto juguete, el niño pierden la ilusión. Tanto estímulo lleva a la apatía. Imagina que llega un día en el que le preguntas “¿qué quieres pedirle a Papa Noel? y te conteste: No sé. No dejes que eso ocurra nunca. Esto pasa porque tienen tantísimas cosas que ya ha nperdido la ilusión. Se han bebido el catálogo del Corte Inglés en una sola Navidad. Eso es demasiado.

Por esto, la regla de los cuatro regalos es la mejor opción.

Claramente, esto no es una norma estricta. Cada uno puede hacerle los regalos que desee a sus hijos y a sus sobrinos, pero siempre bajo unas normas establecidas. No compréis por comprar, nunca.

Así pues. Un ejemplo de lo que podrías regalarles con estas cuatro normas son:

  • Algo para llevar: una mochila personalizada para llevar a casa de sus amigos y a excursiones.
  • Para leer: un cuento popular (que no mueran los clásicos)
  • Lo que más desean: por ejemplo, si tu hijo quiere un juego de Lego Star Wars, ¿por qué no?
  • Algo necesario para ellos: puede ser una botella termo para llevar en las excursiones, en vez de las botellas de plástico que, con el calor, pueden soltar partículas cancerígenas en el agua.